Cocinar es vida

Informativo de alimentación y del buen comer

Desperdicio de Alimentos España Supermercados

Las agrotiendas y las cooperativas agrícolas desperdician hasta un 80 % menos de frutas y verduras que los supermercados 

fruta magullada
Crédito: Pixabay/CC0 Dominio público

El desperdicio de alimentos en agrotiendas, cooperativas agrarias y puestos de agricultores se sitúa entre el 1% y el 2%, un porcentaje muy inferior al de los supermercados, donde entre el 5% y el 10% de las frutas y verduras acaban en la basura. 


por la Universidad Autónoma de Barcelona


Este es el resultado de un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) realizado en el marco de un proyecto que pretende contribuir a la creación de municipios resilientes que puedan hacer frente a situaciones de vulnerabilidad como la generada por la pandemia del COVID19.

El ochenta por ciento de los alimentos del mundo se consume en las ciudades, donde también se concentra el 70 por ciento de la generación de residuos . El proyecto PANDÈMIES—»Municipios Resilientes a la Pandemia a través del nexo entre agricultura de proximidad, energía, agua y residuos. Del piloto al municipio» tiene como objetivo reducir el desperdicio de alimentos, acercar la producción sostenible a los consumidores en las ciudades y sensibilizar a la ciudadanía sobre este problema global .

El estudio compara el nivel de desperdicio alimentario de frutas y verduras en establecimientos de cadena larga de distribución (supermercados, hipermercados), que abastecen al 81% de la población, con los de cadena corta (tiendas de campo, cooperativas agrarias y venta directa de agricultores), que abastecen al 19% de la población.

Los residuos en agrotiendas y cooperativas agrarias son hasta un 80% inferiores a los de los supermercados debido a que, en este tipo de establecimientos, existe una relación más estrecha entre comprador y vendedor, lo que favorece el consumo de alimentos más variados y de temporada. Los clientes también tienden a ser más conscientes del medio ambiente y tienden a comprar productos estéticamente más «feos», la mayoría de los cuales no llegan a los supermercados. Pietro Tonini, investigador del ICTA-UAB responsable de este estudio, afirma que “entre un 10 y un 15% de lo que se cultiva se queda en el campo por exigencias estéticas, saturación del mercado o precios excesivamente bajos, cifras que no se contabilizan como desperdicio alimentario ”.

El estudio muestra que quienes compran en los supermercados /hipermercados son más propensos a consumir productos ultraprocesados, un tipo de alimentos cuyo consumo se ha incrementado tras la pandemia. Por el contrario, los clientes de tiendas agrícolas y cooperativas agrícolas consumen más productos frescos, pasan más tiempo cocinando y son más conscientes del medio ambiente y la salud.

Se estima que la distribución de cadena larga desperdicia 60 millones de toneladas de alimentos cada año en Europa, es decir, entre 35 y 38 kilogramos por persona al año. “Esto significa que más de un tercio de lo que producimos se desperdicia: una cifra terrible”, explica Pietro Tonini, quien señala que, afortunadamente, la cadena de suministro corta está creciendo en los países mediterráneos.

El objetivo del proyecto es sensibilizar y promover la producción sostenible de alimentos entre la población, acercando la producción al consumidor. «Actualmente, los mayoristas importan productos de muy lejos, entonces estamos rompiendo el sistema en las ciudades», concluye Pietro Tonini.